Destacado

Aproximación a la Geografía del despilfarro en España: balance de las últimas dos décadas

Resumen:

Este trabajo pretende ser una primera aproximación a la dimensión del despilfarro de recursos públicos en infraestructuras en España desde 1995 hasta la actualidad en los distintos niveles de gobierno. A partir de algunas precisiones sobre los conceptos de despilfarro y corrupción, se analiza, de una parte, la inversión y los sobrecostes en infraestructuras innecesarias impulsadas y ejecutadas por la Administración General del Estado en el ámbito de sus competencias, y de otra, infraestructuras, proyectos, eventos e inversiones fallidas, vacías o infrautilizadas acometidas por las Comunidades Autónomas y los gobiernos locales. Se abordan los déficit de marco institucional y de gobernanza territorial y se sugiere una posible agenda de reformas a partir de unas conclusiones generales.

Descargar

Destacado

Sistema de alienación y muerte para la humanidad proletarizada (Locura proletaria)

 

alguien-vol25c325b3-sobre-el-nido-del-cuco-final

“Acerca del suicidio” o “Sobre el suicidio” (1846) es un artículo de Marx que, hasta la fecha, ha sido muy poco difundido y conocido dentro del movimiento histórico e internacional del proletariado. Texto corto pero olvidado. No sólo por un tema de traducción, edición, publicación, circulación, etc. Sino acaso porque hablar de “locura” y suicidio, incluso dentro de las filas del movimiento social de negación y supresión del orden de cosas actual, sigue siendo un tema tabú -un fantasma dentro del fantasma que sigue recorriendo el mundo.

seguir leyendo en Locura proletaria.

Destacado

Rememorando: Criminalización de la pobreza urbana (Mike Davis)

davis.jpeg

Incluso dentro de una sola ciudad, la población desheredada puede generar una desconcertante variedad de respuestas a la privación y al abandono, que abarcan desde las iglesias redentoras y cultos proféticos a las milicias étnicas, bandas callejeras, las ONG neoliberales y los movimientos sociales revolucionarios, porque si bien es cierto que no hay un sujeto único ni una tendencia común dentro de las áreas hiperdegradadas, sí hay miles de actos de resistencia. Hasta dónde alcance en el futuro la solidaridad humana entre los nuevos pobres depende de una negativa militante a aceptar su propia marginalidad terminal dentro del capitalismo global. Esta negativa puede adoptar formas atávicas o de vanguardia: la renuncia a la modernidad o los intentos de recuperar sus promesas fallidas. No debería resultar sorprendente que los jóvenes de las áreas hiperdegradadas de Estambul, El Cairo, Casablanca o París se embarquen en el nihilismo religioso de los salafistas y disfruten con la destrucción de los símbolos más soberbios de una modernidad alienada. O que millones se introduzcan en las economías de subsistencia controladas por bandas callejeras, narcotraficantes, milicias armadas y organizaciones políticas cerradas. Las retóricas demonizadoras que acompañan a las diversas guerras internacionales contra el terrorismo, las drogas y el crimen no dejan de ser un apartheid semántico. Construyen muros epistemológicos alrededor de gecekondus, favelas y chawls que impiden cualquier debate honesto sobre la violencia diaria que provoca la exclusión económica. Como sucedía a finales del siglo XIX, la criminalización categórica de la pobreza urbana es una profecía que se alimenta a sí misma y que garantiza la formación de un futuro inacabable de guerras callejeras.

Mike Davis,

Planeta de ciudades miseria

Destacado

Rememorando: Imponer las urgencias (Zabala & Vattimo)

El hecho de que la democracia emplazada esté ya preparándose para luchar y ganar esas guerras urbanas es indicativo de cómo el cambio resulta casi imposible en nuestro sistema democrático, y también de hasta qué punto está previsto que se incrementen los efectos opresivos del capitalismo. Como Meiskins Wood explicó, ya sea «nacional o global, [el capitalismo] está impulsado por determinados imperativos sistémicos, los imperativos de la competencia, la maximización del beneficio y la acumulación, que requieren inevitablemente anteponer el “valor de intercambio” al “valor de uso” y el beneficio a las personas».
Se trata de imperativos sistémicos de dominio, supremacía y control sobre otros, y se traducen en sistemas metafísicos como el liberalismo, donde el poder del individuo se convierte en lo único esencial.

las medidas liberales, financieras y de seguridad de la democracia emplazada se regulan entre sí con el fin de conservar nuestra actual «falta de urgencias» e imponer las urgencias necesarias

Comunismo hermenéutico.

 

 

Pobreza en Alemania y España

 

Aquí tenemos la situación para el caso de España. Entonces no es extraño que haya gente que opte por la violencia. Pero la violencia es el último recurso de los débiles y una opción muy personal y concreta de cada uno, pero no debería ser la opción en una “sociedad” post-metafísica. Debemos encontrar la forma de salir o de ir más allá de la locura del sistema sin aumentar el sufrimiento. Para algunos, como Anselm Jappe, sólo hay un sujeto, la mercancía, a cuya lógica se somete todo lo demás (también los propios capitalistas). ¿Cómo anular o cambiar esa lógica?  No se trataría de distribuir la riqueza, sino de terminar con la lógica de la mercancía, del valor, del dinero… de pasar página a un sistema autófago, para el cual la biosfera entera significa sólo recursos disponibles para producir mercancías (no importa si son juguetes o bombas) con la única finalidad de ganar dinero.
La humanidad entera está ante el desafío de ir más allá de la sociedad mercantil y del dinero (como único Dios sustituto que todo lo rige) para evitar la auto-aniquilación.
Ya no hay legitimación posible del imperio del “mercado” en todo el planeta. Queremos vivir, queremos mucha riqueza, verdadera riqueza que procede de lo más hondo del misterio sagrado y enigmático de la existencia, no dinero.