LA CONSTITUCIÓN DE LA POTENCIA

multitud-jugando-tambien-de-brueghel-como-la-torre-de-babel-reducida.JPG

COMENTARIO Y SÍNTESIS DEL CAPÍTULO SÉPTIMO: “LA CONSTITUCIÓN DE LA POTENCIA” DEL LIBRO “EL PODER CONSTITUYENTE. ENSAYO SOBRE LAS ALTERNATIVAS DE LA MODERNIDAD”.

En el comienzo del capítulo séptimo del libro Negri identifica dos continuidades en la historia del poder constituyente. Una, la expansión y profundización del principio renacentista revolucionario de la constitución “exnovo” de los ordenamientos políticos de la nueva sociedad. Una continuidad que es también negativa porque implica también la quiebra del proyecto a cada paso, como hemos visto en los párrafos anteriormente seleccionados: la revolución inglesa queda apagada por el avance hacia delante del sistema productivo; la americana queda abocada al imperialismo cuando la frontera del oeste, donde se vive la libertad, acaba; la revolución francesa acaba con el terror y con la restauración de la soberanía por la burguesía; la revolución bolchevique acaba con un Estado sobredimensionado donde se quería conseguir una sociedad totalmente libre.

La segunda continuidad que identifica Negri es la de la “pasión constitucional de la multitudo”, así llamada por Spinoza, la cual es la clave de bóveda de todas las tentativas de constitucionalización, así como el polo que revela en ella su sucesiva insuficiencia; en suma, la razón de su desarrollo y de su crisis. Existe una tendencia de la Multitud, demostrada en cada uno de los episodios de poder constituyente, a hacerse sujeto absoluto de los procesos de la potencia. De manera que es el deseo, la “cupiditas”, en palabras de Spinoza, la fuerza determinante en los procesos de constitución de “lo político” y de formación de lo social.

Define Negri la subjetividad, la cualidad de sujeto, del poder constituyente, como colectiva, una subjetividad colectiva que se desvincula, escapa, se fuga, siempre de las condiciones y contradicciones a las que, de vez en cuendo, es sometida su fuerza constituyente. Y esta continua fuga responde a la racionalidad que distingue al poder constituyente siempre situada más alla de las definiciones ususales de la racionalidad moderna y de la subjetividad adecuada a ella. Como características de esta nueva racionalidad, contrapuestas a la racionalidad moderna, Negri encuentra cinco oposiciones:

La primera oposición detectada por Negri es la de creatividad contra límite o medida. Recordemos que el concepto de poder constituyente es de un procedimiento absoluto, expansivo y omnipotente, luego no ha lugar para límites y medidas aplicables a este fenómeno.

La segunda oposición es la de procedimiento – proceso contra el mecanismo deductivo del derecho sustancial y la máquina constitucional. Es decir el poder consituyente es un proceso abierto que no cesa nunca, aunque presente interrupciones y no es un mecanismo relegado al origen a partir del cual se deducen las leyes y la maquinaria constitucional. Es decir, el poder constituyente es un proceso continuo que no admite fijación institucional.

La tercera oposición es la de la igualdad contra el privilegio. El poder constituyente se hace sujeto, se encarna, en la multitud y en la relación de esta con la potencia, que a su vez está basada en el trabajo vivo como movimiento constitutivo, siendo por tanto la igualdad condición necesaria del proceso constitutivo y, por ello, el poder constituyente no deja lugar a la existencia del privilegio. Estamos hablando de una igualdad que no significa uniformidad puesto que se trata de la multitud en acción y la multitud es infinita multiplicidad de singularidades libres y creativas.

La cuarta oposición de la racionalidad del poder consituyente respecto de la racionalidad moderna se deduce de la anterior: es la oposición de diversidad frente a uniformidad, que se desprende de la de igualdad contra el privilegio. Se trata de la igualdad de nuestras diferencias, somos todos iguales en nuestras diferencia, la uniformidad unida a la igualdad ha sido uno de los desastres de la modernidad que ha dado origen a los “peores monstruos del sueño de la razón”.

La quinta oposición es la de la cooperación contra el mando. La ccoperación en la pulsación viviente, el pulso, de la vida de la multitud, y también de su producción, el trabajo vivo.

El desarrollo de esta quinta oposición es el que nos lleva a un concepto central en el pensamiento de Negri: la “singularidad cooperante”. La cooperación es un elemento clave de la democracia, esta articulación en la cual el infinito número de singularidades se compone como esencia productiva de lo nuevo, significa innovación, riqueza, creatividad como expresión de la multitud. De esta manera la producción y la reproducción del mundo de la vida quedan ubicadas en la multitud en el conjunto procesual de las relaciones de libertad, de singularidad, en el resultado de su diversa y concurrente creatividad.

En el otro lado de la oposición está el mando, construido sobre la abstracción, la alienación y la expropiación de la creatividad. Y si la cooperación es poder constituyente, el mando es poder constituido: apropiación privilegiada, fijada, uniformizada del poder constituyente originario. “El mundo es así vuelto del revés; el mando precede a la cooperación. Pero esta inversión (y la racionalidad y la lógica que la exaltan) son en sí mismo contradictorios y limitados puesto que no poseen la fuerza de la propia reproducción. Producción y reproducción del mundo de la vida residen sólo en la multitud” La cooperación, por tanto, resulta ser “la forma en la que las singularidades producen lo nuevo, lo rico, lo potente la única forma de reproducción de la vida”. Y esto lleva a Negri a pensar, ya directamente en el terreno político, quetoda definición de democracia que no asuma la cooperación como clave de lectura y como tejido croncreto de la relación entre multitud y potencia, como motor creativo de esta relación es falsa. El mando es esta falta de verdad. La cooperación es, por el contrario, el valor central de la nueva racionalidad, su verdad.”

Queda pues determinado el poder constituyente, en cuanto cooperación de los singulares que componen la multitud, como motor creativo, es decir, procedimiento-proceso constructor de nuevo ser, cumpliendo así una función ontológica: un nuevo paso en la historia con cada revolución, un nuevo mundo de la vida surge en cada uno de los momentos en que emerge con esplendor la corriente subterránea de la potencia de la multitud. “La cooperación es la vida misma, en cuanto se produce y reproduce. La racionalidad más allá de lo moderno, es la persecución de las relaciones que, a través de la cooperación, se instauran creativamente en el ser, su puesta en forma.”

Desde la perspectiva del plano ontológico, poder constituyente como creador de nuevo ser, de nueva historia, de nueva vida, es fácil comprender el poder constituyente como “definición de todo posible paradigma de lo político” y como “matriz totalizante de lo político”, siendo “lo político” la potencia ontológica de una multitud de singularidades cooperantes. El poder constituyente acaba, pues, con las ideas de lo político como “mando sobre la comunidad” (tradición metafísica) o como “reino de la violencia más o menos legitimada” (según los irracionalistas), transfiriendo así lo político al terreno de lo ontológico, de la creación de nuevo ser, de nueva comunidad: “No hay comunidad preconcebida, no hay fuerza decisiva; en la definición constituyente de lo político, la comunidad es cada día decidida y reconstruida(…). Ni la comunidad ni la fuerza son realidades ontológicas, son solamente reducciones abstractas del mundo de la vida. Ontológicamente, nos encontramos delante de la multitud de las singularidades y ante el trabajo creativo de la potencia. Lo político es la sede de este entrelazamiento, en cuanto se presenta como proceso creativo (…) porque cada momento de este proceso abre, y no cierra, nuevas dimensiones del ser, poniendo en movimiento siempre nuevas determinaciones de la potencia. Reconociéndose y obrando en todo momento como disutopía constitutiva“.

Fuente: Síntesis Comentada del Poder Constituyente 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s