Un Contrapoder de Carne Monstruosa, una Democracia Alternativa de la Multitud, una Inmensa Empresa de Amor.

manifestacion.jpg 

“Empecemos por considerar el fundamento último el contrapoder en el que sus tres elementos- resistencia, insurrección y poder constituyente – se corresponden de manera más íntima. La materia del contrapoder es la carne, la sustancia viva común en la cual lo corpóreo y lo intelectual coinciden y son indiscutibles. (…) En cada uno de nosotros habita una legión de demonios, o tal vez de ángeles – éste es el fundamento último, el grado cero de la multitud-. Lo que actúa sobre la carne y le da forma son los poderes de la invención que operan a través de las singularidades, para tejer conjuntamente hibridaciones de espacio y metamorfosis de naturaleza (…) Los actos de resistencia, los gestos colectivos de revuelta y la invención común de una nueva constitución social y política atraviesan simultáneamente innumerables circuitos micropolíticos y así se inscribe en la carne de la multitud un nuevo poder, un contrapoder, algo vivo que se alza contra el Imperio. Es aquí donde nacen los nuevos bárbaros, los monstruos y los maravillosos gigantes que emergen sin cesar del interior de los intersticios del poder imperial y contra ese mismo poder. (…) Mientras esperamos la plena epifanía de los monstruos- resistencia, revuelta y poder constituyente – aumenta la capacidad de reconocer que el sistema imperial -(…)- se encuentra en este punto contra las cuerdas, en los márgenes, es precario y está continuamente doblegado por la crisis.”

 

“Con el declive actual de la soberanía del Estado-nación es posible explorar de nuevo el concepto de contrapoder en su forma plena y volver a su fundamento conceptual”

 

“La relación entre resistencia, insurrección y poder constituyente tiene hoy la posibilidad de ser absolutamente continua, y en cada uno de estos momentos es posible expresar el poder de la invención. En otros términos , cada uno de los tres momentos puede ser interno a los otros y dar lugar a una modalidad común de expresión política”

 

” (…) Nos enfrentamos aquí a una nueva problemática teórica y política imponente y muy estimulante. En el actual contexto imperial necesitamos repensar los conceptos de resistencia, insurrección y poder constituyente, y repensar su conexiones internas, es decir su unidad de concepto y la práctica del contrapoder”

 

“La carne es pura potencialidad, la informe materia de la vida, un elemento del ser. (…). La carne se orienta (…) hacia la plenitud de la vida. No somos sólo carne, pero la carne es un elemento del ser. Hacemos continuamente de ella una forma de vida. En el desarrollo de las formas de vida nos descubrimos a nosotros mismos como una multitud de cuerpos, y al mismo tiempo reconocemos que cada cuerpo es él mismo una multitud – de moléculas, deseos, formas de vida e invenciones- (…)

manifestacion1.jpeg

El contrapoder es una fuerza excesiva y arrasadora, y un día llegará a ser ilimitada e inconmensurable. Esta tensión entre el exceso y lo ilimitado es el lugar en el que las características monstruosas de la carne y el contrapoder revisten una importancia extraordinaria” p.109 y 110

 

“Si, como hemos sostenido, la forma dominante de democracia que la modernidad y la historia europeas nos han trasmitido – una democracia popular y representativa – no sólo no está realizada sino que es ciertamente irrealizable, entonces no debería considerarse como un sueño utópico nuestra propuesta de una democracia alternativa de la multitud.”

 

 

 manifestacion3.jpeg

“La imposibilidad de realizar la antigua noción de democracia debería empujarnos más bien hacia adelante. Esto signfica asimismo que estamos totalmente dentro y completamente contra el dominio imperial, y aquí no cabe vía dialéctica alguna. Lo único que nos queda por inventar ahora es una democracia nueva y absoluta, sin confines, sin medida, una democracia de multitudes poderosas, no sólo de individuos iguales, sino también de poderes abiertos a la cooperación, a la comunicación y a la creación.”

 

“No hay programas que proponer ¿Quién se atrevería aún hoy a hacer algo similar, después de terminado el siglo XX? Los protagonistas de la modernidad – sacerdotes, periodistas, predicadores, políticos – pueden ser útiles aún para el poder imperial, pero no para nosotros. Los elementos filosóficos y artísticos presentes en cada singularidad , el ejercitarse a trabajar sobre la carne, atendiendo a sus irreductibles multiplicidades, y el poder de la invención sin límites: éstas son las características fundamentales de la multitud. Más allá de nuestra democracia no realizada existe el deseo de una vida común que necesita ser satisfecho. Tal vez podamos, fundiendo la carne con el intelecto de la multitud, generar una nueva juventud de la humanidad a través de una inmensa empresa de amor

 

Fuente: Negri, A. “Guías, cinco lecciones en torno a Imperio.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s