Entender la clave de la producción capitalista – Brian Holmes

lightbulbhead.gif

“La izquierda ha demostrado gran debilidad a la hora de entender la clave del proceso de producción capitalista. Éste no sólo entraña inventos tecnológicos, sino también técnicas para formar la lealtad y la perseverancia de las personas. Al ignorar la complejidad de estos procesos, subestimamos los tipos de estrategias y tácticas necesarios para la revuelta eficaz. Es fundamental mirar más allá de lo inmediatamente visible. Se han planteado, por ejemplo, importantes desafíos a la propiedad intelectual en el campo de la música, pero si analizamos lo que están creando los ingenieros en materia de patentes industriales para cosas como fármacos, tecnologías agrícolas y dispositivos para la comunicación, nos daremos cuenta de que el desafío a la propiedad intelectual es mínimo. Si procuramos entender qué es lo que conforma las motivaciones de las personas, descubrimos la creación de códigos secretos de valor, conectados con complejos lenguajes instrumentales que están dando forma a la sociedad, construyendo ciudades, medios de transporte y comunicación, formas de interacción e interrelación. La gente no sólo dedica grandes esfuerzos al trabajo para subir en la escala salarial, sino también para conseguir el reconocimiento profesional de sus colegas. Además, sus ideas del mundo están fuertemente condicionadas por toda una serie de ideas que reciben de los medios. No es que sean ideas estúpidas; simplemente son ideas recibidas: es decir, que no han llegado a ellas por sí mismos y muy raramente se cuestionan sus orígenes. Si la izquierda es incapaz de desentrañar lo que está pasando es este ámbito, estamos fuera de juego. Quedamos limitados a crear un tipo de mito autorreferencial que, al final, provocará la desaparición de la izquierda, porque la fuerza de la instrumentalización capitalista es demasiado potente como para ignorarla. Podría considerarse que éste es el patrón de motivación profesional que permite que cada una de las ramas de la tecnociencia se esté desarrollando a ritmos tan acelerados. Fuimos testigos de ello con internet, con las tecnologías de vigilancia, con la tecnología genética y, me temo, que la próxima frontera serán las tecnologías cognitivas que integran investigaciones psicológicas con potentes formas de manipulación de la conciencia, a través, por ejemplo, de la creación de verdaderos entornos programados, algo que ya encuentras en lugares como aeropuertos. Creo que es imprescindible describir estos acontecimientos, así como su inutilidad y efectos nocivos. Una vez entendidos estos procesos en profundidad, debemos formalizar su expresión, presentarlos como lo que realmente creemos que son: una absoluta pérdida de tiempo y recursos, un tipo de crecimiento económico casi demente en que las clases medias y formadas del planeta participan a través de la microescala de sus vidas y profesiones. Creo que deberíamos formalizar esa idea mejor, escribir sobre ella, crear imágenes de lo que está sucediendo, intentar asegurarnos de que la complejidad de estos procesos se exprese de tal forma que nos permita ver las realidades. No se va a ganar nada simplificando las cosas para mantener lo que son simples ilusiones. Pero la cuestión clave que también se debe expresar es el tipo de sentimiento de realización que la gente obtiene de estos proyectos radicales, porque también debemos ser atractivos, debemos ser capaces de ofrecer una vida mejor y más rica, aunque no se rija, lógicamente, por los mismos principios que el sistema profesional capitalista. Ésta es la idea de la generación de redes sociales: debemos crear redes en torno a cosas concretas y, en última instancia, también en torno a cuestiones como el placer, la autoexpresión, la sociabilidad y el idealismo. Por tanto, el sentimiento de realización que la gente experimenta en movimientos sociales y en proyectos políticos alternativos se debe expresar más y mejor, y hacerlo no sólo como un logro personal -ésa es precisamente la forma en que el capitalismo anima a la gente al narcisismo-, sino como parte de los procesos cooperativos de transformación”.

Extraído de Repensar la política, Colectivo Política en Red, TNI / Icaria – Más Madera, Barcelona, 2007, pp. 23-25. Traducción de Beatriz Martínez Ruiz.

– Más Brian HOLMES en Multitudes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s