La revolución en el pueblo o la democracia participativa a diario – Jean-Louis Bato

ville.jpg

Vandoncourt es un pueblecito de la Región del Franco Condado con una población que ronda los 700 habitantes. A comienzos de la década de los setenta, sus vecinos decidieron organizarse conforme a un modelo de democracia semidirecta. Lo que sigue es la traducción de un artículo de Jean-Louis Bato en el que se narra el proceso. El texto original puede leerse AQUÍ.

Traducción: Diego L. Sanromán.

Érase una vez un pueblecito construido en la falda de una montaña jurásica, a cuatrocientos o seiscientos metros de altitud y a sólo doce kilómetros de distancia de Sochaux. Un viejo pueblo de unas seiscientas almas, del que los hombres salen a trabajar. Del que los hombres salen… definitivamente. Los jóvenes abandonan no sólo la ciudad-dormitorio, sino también la ciudad-geriátrico. Cada vez son menos.

Como otros miles de pueblos de Francia, Vandoncourt dormita. La imaginación –y es lo menos que se puede decir- no está aquí en el poder. En Vandoncourt hay un Consejo Municipal, como en todas las comunas de Francia. Los electores oyen hablar de él regularmente: cada seis años. E incluso lo eligen. Al parecer, el Consejo, defiende los intereses comunales. Es lo que proclaman, en su profesión de fe, los candidatos, y la única información que comparten con sus conciudadanos… Cada seis años. El alcalde administra como un padre de familia y zanja las discusiones como un autócrata. Si hay conflicto, es él quien decide; y el Consejo lo ratifica cada trimestre. Él solo, o casi, sabe determinar lo que es bueno para la población… y también lo que no lo es.

En Vandoncourt ya no hay domingos, ya no hay buen pan, ya no hay pueblo. A casi todos los pueblos de antaño los ha matado el éxodo rural. También la escuela se muere. Los maestros no quieren quedarse.

De ahí parte precisamente la rebelión en 1969. In extremis, los padres crean una asociación; quieren que los elegidos participen en la renovación del pueblo. Comenzando por la escuela, que se desea sin muros, sin trampa. Una auténtica escuela del pueblo. Aparece un equipo de animación, gracias al impulso de algunos retornados que han pasado varios años en África. Ayuda al Tercer Mundo, Navidades para los niños empobrecidos, veladas dedicadas a los viejos, veladas de las naciones, en las cuales los extranjeros del pueblo, suizos, árabes, italianos y españoles presentan danzas e historias de su país. Fiestas a la vez folclóricas, gastronómicas y antirracistas. El pueblo hierve de repente de vida, de actividad.

¿Y qué pasa en el municipio? ¿Continúan con su gestión, como si nada pasase? Aún peor: este renacimiento les irrita.

En consecuencia, el equipo de animación decide presentarse a las elecciones municipales de 1971. Se lanza un cuestionario destinado a un centenar de personas elegidas en el pueblo en función de su pertenencia a diferentes comunidades (hombres, mujeres, jóvenes, viejos, profesionales liberales, obreros, campesinos, etc.). El cuestionario tiene que ver con la vida en el pueblo, con la animación cultural, la participación de la juventud en la toma de decisiones, los vínculos entre las distintas asociaciones, la administración del pueblo y “nuestra opinión sobre su porvenir”. Se recogen setenta y dos respuestas a los cien cuestionarios distribuidos. Dichas respuestas son anónimas y la síntesis derivada de ellas constituye un programa coherente que, aún hoy en día, sigue siendo la base de la acción municipal en Vandoncourt. El nuevo eslogan para la campaña electoral dice: ‘Votar por nuestros candidatos es votar por vosotros’.

Y es así como un equipo totalmente nuevo, en seguida reforzado por los jóvenes y por quienes animan las asociaciones, entra en el Ayuntamiento.

Un pueblo sin alcalde

Democracia, control popular, autogestión… de eso se trata ahora en Vandoncourt. Para el equipo de gobierno, veinte años de media más joven que el precedente, se trata de dotar a la democracia de toda su amplitud: asociando a las fuerzas vivas a la gestión, desarrollando la democracia a diario, multiplicando las estructuras de concertación, informando completa y regularmente, limitando la delegación del poder mediante una práctica permanente de la democracia directa.

Trece elegidos para administrar, o mejor dicho para animar la comuna, es demasiado poco. Es incluso irrisorio, injusto y escandaloso. El pueblo tiene necesidad de todos para regenerarse, mantener su población y acoger población nueva. ¿De todos? Imposible, sin duda. Pero sí al menos del mayor número posible. Para dar al pueblo su propia vida. Para que emerjan las necesidades. Para recuperar la identidad de una comuna viva. Para descentralizar las iniciativas. Para crear canales que permitan expresarse a todo el mundo. Para informar. Para imaginar…

Imaginar, imaginar. No faltan los proyectos en Vandoncourt. Ya no se habla de reunión del Consejo Municipal, sino de reunión de los consejos. Un consejo de trece miembros, desde luego, como en todas las comunas de este tamaño. Pero no se reúne sin los otros tres consejos: el de los jóvenes, el de los viejos, el de las asociaciones, un auténtico parlamento en pequeño en el que están representados todos los grupos y clubes. Los consejos, que se reúnen al menos cada mes, incluyen a sesenta ciudadanos. En ocasiones, se transforma en reunión pública y el ayuntamiento, en foro. Sin voto ni coacciones. Se trata de liberar la expresión al máximo. Nada de alcalde ni de jefe en Vandoncourt. Se ponen en marcha siete comisiones (escolar, presupuestaria, técnica, de desarrollo económico, social, de fiestas y ceremonias, de medio ambiente). Son ellas las que informan sobre las necesidades, las que elaboran las soluciones prácticas, las que controlan su realización. Y a su vez, están bajo el control de los consejos. La comisión de finanzas, por ejemplo, está compuesta por elegidos y por no elegidos. En el boletín del pueblo, publica el presupuesto y el gasto público, explicando y comentando las cifras. En el mes de noviembre, el Ayuntamiento organiza jornadas de discusión sobre el presupuesto. Todos los datos se retranscriben en grandes hojas que se pegan en las paredes, en diferentes puntos del pueblo y en el patio de la escuela. Así puede verse la evolución de los gastos y de los ingresos año por año, y los consejos, la comisión de finanzas y la población pueden confrontar sus ideas. Los electores, franceses y extranjeros (que la ley francesa excluye de cualquier escrutinio), pueden votar desde la edad de 15 años para elegir a los miembros de los consejos y para expresarse sobre tal o cual asunto importante. Vandoncourt tiene también sus referenda para romper el círculo todavía demasiado estrecho de la participación popular. Cualquier grupo, individuo o asociación (y hay una veintena) puede proponer un proyecto. Los consejos valoran su urgencia, las comisiones –abiertas- estudian su puesta en práctica. Para definir este funcionamiento a nivel local, en las antípodas de los reglamentos prefecturales y de las estructuras legales, se puso en marcha en los primeros tiempos, un ‘reglamento interior’, que después se ha modificado en diversas ocasiones.

La democracia directa se estableció rápidamente en las estructuras. Aún se emiten fes de vida, todavía se reciben peticiones de información, pero el ayuntamiento es ante todo el centro de la efervescencia democrática, el laboratorio de las propuestas y los análisis populares. En ocasiones, ‘un café de comercio’.

Cuando se entra en el ayuntamiento, uno accede libremente a todas las fuentes documentales y se sirve como si estuviese en su casa. Salvo causa social o judicial, el correo está a disposición de todos. El material municipal no tiene otra vocación que la de servir a la vida local. No es necesario solicitar una autorización para utilizar la fotocopiadora, el teléfono local, el tablón municipal. En ocasiones se produce una saturación, una plétora de informaciones, el solapamiento de convocatorias. Es el precio de un sistema que lleva muy lejos la libertad de expresión. Al menos en Vandoncourt, el término ‘casa común’ no ha sido usurpado.

¿Te apetece? ¿Quieres? ¡Hazlo y el pueblo te ayudará! Así nacen y se desarrollan múltiples actividades en el pueblo. Faltan medios financieros –el pueblo no es rico-, pero no la capacidad para dar respuesta a las necesidades locales.

Apoyo a la iniciativa, uso de las habilidades, voluntariado: sobre este tríptico se apoya la animación permanente del pueblo. “¡La animación es la política!”. La política no consiste en el tráfico sucesivo, por las tribunas o por las pantallas, de un determinado número de profesionales patentados y homologados -¿por quién?-, sino en que el mayor número se haga cargo de la vida cotidiana, veinticinco siglos después de la definición de Pericles: la política, gestión de la ciudad. Por parte de todos. Es decir, lo contrario de lo que defienden los que detentan habitualmente el monopolio del gobierno y de la información, pervirtiendo de tal manera la democracia política. “Gobernar –decía Maquiavelo- es hacer creer”. ANIMAR, por el contrario, es aportar, devolver, permitir, criticar, es llegar a ser libre.

La mayoría de la población de Vandoncourt practica la autogestión –o, mejor dicho, un control popular sobre la vida cotidiana- sin saberlo. Tal vez algunos preferirían hablar de democracia, de fraternidad, de honestidad o de participación. O incluso de libertad.

• Fue en Vandoncourt donde se creo la primera clasificación selectiva de residuos.
• Fue en Vandoncourt donde se opusieron al enresinamiento. La población impidió que el Office National des Forêts (ONF) plantase diez hectáreas de piceas que habrían destruido una parte de la flora.
• Fue en Vandoncourt donde muy pronto se tomaron posiciones con respecto a las grandes luchas nacionales (Larzac, canal Rin-Ródano, misiles Plutón, nuclear civil y militar, etc.)

Contra el poder centralizador, amigo del papeleo, controlador de todas las iniciativas, gestor de la buena norma contra todas las desviaciones, la población de Vandoncourt responde a la manera de Gandhi: “El fin está contenido en los medios como el árbol en la semilla”. Lo que no hace más que subrayar la necesaria concordancia entre las exigencias de mañana y el comportamiento de hoy.

En otros lugares, los elegidos acusan valientemente a un poder que les impide realizar esa misma democracia local, ese aprendizaje de la autogestión que reclaman en las mociones, los consejos, las asambleas, los congresos, los seminarios, los forums, los encuentros, los mítines… Pero el poder y la ley se convierten enseguida en la coartada que les autoriza a no cambiar nada, en la distracción que les permite prohibir a los grupos implicados que reflexionen colectivamente sobre su porvenir.

En Vandoncourt, la democracia directa ha llegado raramente tan lejos. Pero a diferencia de la otra democracia –formal y delegada-, aquélla es una lucha permanente contra la autoridad y, más aún, contra el condicionamiento de los individuos. Después de algunos años, todavía muchos están sorprendidos del camino recorrido, sorprendidos por la autonomía individual o colectiva adquirida, sorprendidos por la capacidad para reconstruir, en ocasiones, lo cotidiano.

Vandoncourt busca, se busca, existe… Con la voluntad de crear un porvenir que no sea una simple prolongación o una vaga adaptación del presente, sino una ruptura, una superación. Y todo comienza con una información, una gestión popular, una identidad y una comunidad reencontradas, que ponen en cuestión el modelo de crecimiento dominante, que se enfrentan, desde abajo, a los mecanismos de poder y alienación.

Las estructuras de la democracia directa o participativa no son sólo el remedio a las enfermedades de la incompetencia, a las nuevas esclavitudes engendradas por nuestra sociedad, sino uno de los medios para crear otro tipo de sociedad.

En Francia, las estructuras de democracia participativa todavía lo tienen mal, aunque sólo sea porque progresan en un ambiente hostil (estado centralizador, notables, prensa local, mentalidad de asistidos). La población de Vandoncourt intenta conjugar aquello que nuestra sociedad liberal ignora tan profundamente: la realización concreta de nuevas formas de existencia, con lo que esto supone de ansia de vida, de aptitud para un bienestar que no sea sólo material y, por otro lado, la posibilidad de reunirse para forjar útiles, la capacidad de hacerse cargo del propio desarrollo, de dominar la propia evolución.

Cuando se buscan los medios para el desarrollo, demasiado a menudo se olvida, incluso si se afirma lo contrario, que las masas populares son el único medio verosímil de cualquier evolución. Sólo que entonces es necesario admitir también que ellas deben ser las únicas beneficiarias. ¿Cómo se las podría movilizar con vistas a ‘su’ desarrollo si se vacila a la hora de dotarlas de poderes a la medida de sus responsabilidades?

A la ‘democracia delegada’, que despoja al pueblo de toda iniciativa y no asegura en modo alguno el control de éste último sobre el estado, debería sucederle una democracia directa, en la que las poblaciones ejerciesen por sí mismas los poderes que, hoy en día, ejercen –bastante mal, por cierto- cierto número de instituciones y ministerios.  En ese momento, el socialismo podría dejar de ser un fin que se ha de alcanzar en un marco más o menos socializado -es decir, un ideal indefinidamente pospuesto, un deseo piadoso- y ser lo que debe ser: un método de gobierno. Sólo bajo esta condición, permitiría la formación de un nuevo modelo de desarrollo, el inicio de una nueva civilización.

En su escala, Vandoncourt y sus semejantes en los pueblos y ciudades de Brasil, India, España y de otros lugares, son pequeños laboratorios. Son la esperanza en un futuro radiante. [En francés: ‘des lendemains qui chanteraient’. Probable referencia al título de la biografía del comunista francés Gabriel Péri. En la carta de despedida que escribió poco antes de ser fusilado por los nazis, dejó escrito: ‘Je crois toujours, cette nuit, que mon cher Paul Vaillant-Couturier avait raison de dire que le communisme est la jeunesse du monde et qu’il prépare des lendemains qui chantent’]

2 pensamientos en “La revolución en el pueblo o la democracia participativa a diario – Jean-Louis Bato

  1. UN AUTRE MONDE EST POSSIBLE

    Vandoncourt. Un ejemplo más de que otro mundo es posible.
    Lo que traigo es una serie de siete vídeos






    Salud y Democracia.

    Responder
  2. Grace

    Los felicito de corazon, aqui seria imposible el solo hecho de intentarlo…..es que son muchos los/las que viven …..justamente del “no” para el pueblo……y el “si” para sus propios bolsillos….por lo que se les “arruinaria” el “negocio”….se comprende….??????

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s