Teoría y praxis. La experiencia del obrerismo italiano – Máximo Modonesi

potere-operaio.jpg

A Bernardo Bader, amigo entrañable

“Decisiva fue, entonces, la percepción de una posibilidad: la de concebir el trabajo asalariado como el episodio de una biografía, en lugar que una como cadena perpetua.”

Paolo Virno

“Alguien era comunista porque estaba tan fascinado con los obreros que quería ser uno de ellos.

Alguien era comunista porque estaba harto de ser obrero.”

Giorgio Gaber

Los años sesenta y setenta fueron los años de la llamada “nueva izquierda”, de la difusión -en el torrente de las luchas sociales- de las heterodoxias marxistas y socialistas, una época crucial cuyo análisis es indispensable para entender a la izquierda actual: sus miserias, sus riquezas y sus potencialidades. En estos veinte años de luces y sombras, de victorias y derrotas, en Italia destacó una experiencia política que, en la mejor tradición del marxismo, combinaba teoría y praxis: el obrerismo.

El obrerismo, como perspectiva teórica y como movimiento político, durante dos decenios cimbró la hegemonía del Partido Comunista Italiano (PCI), “el más poderoso de occidente” y marcó la historia del movimiento socialista en Italia, dejando huellas que llevan hasta nuestros días.

En una de las mejores historias de la Italia republicana, Enzo Santarelli sintetiza así el alcance del obrerismo: “un valor disruptivo: algo similar al sindicalismo revolucionario en otros tiempos, rehabilitan el debate y estimulan la acción. No hay sólo una intuición segura –el potencial despertar de la clase obrera–, sino también un método –la encuesta social– y una perspectiva –la democracia obrera–”.

En estas pocas páginas, trataré de dar cuenta de esta experiencia, articulando sus inseparables dimensiones teóricas y políticas, para esbozar unas reflexiones que la pongan en perspectiva.

El obrerismo, como toda corriente de pensamiento, puede reconocerse en función de dos niveles paralelos y articulados de debate: el debate hacia fuera que lo delimita como propuesta teórica y el debate interno que marca las líneas de tensión que lo caracterizan en su desarrollo. En la economía de este ensayo, privilegiaré el primer nivel, buscando sintetizar las coordenadas fundamentales que hicieron del obrerismo una página importante en la historia del pensamiento socialista que no deja de ser sugerente.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s