“Detrás de esta victoria, la gran lucha multitudinaria”. Entrevista a Antonio Negri sobre la victoria de Obama

multitud-obama4

[Antonio Negri] Comencemos diciendo que en un país central del mundo, un país que fue central en la tragedia moderna de la esclavitud, hay una nueva “cara de color”, después de Lula, que accede al poder. Esto ya me parece algo muy importante, desde un punto de vista simbólico, y que le deja a uno absolutamente asombrado por su profunda radicalidad y novedad. Es un “sucio negrata” el que ha accedido al poder, y eso me parece algo absolutamente enorme.

Hace cincuenta años, esta lucha comenzaba en los Estados Unidos. Detrás de esta victoria lo que hay es la gran lucha multitudinaria, o mejor dicho, la suma de tres luchas: la lucha de clases, la lucha de género y la lucha “racial”.

Estos tres grandes episodios de lucha que se encuentran y se insertan en el seno de la multitud, olvidando sus identidades particulares y sus inevitables corporativismos y egoismos, se ponen en marcha para redefinir, no el pueblo, sino esta realidad activa, este poder constituyente que se desenvuelve en la realidad. Estos fenómenos siempre han estado cubiertos por la capa de falsedad y engaño que constituye la comunicación dominada por el poder, pero ahora está fortísima realidad ha sido capaz de hacer estallar la celda en que ha estado confinada.

[Radio Sherwood] Una dimensión que en la crisis de la globalización ha encontrado la fuerza de expresarse de un modo radical.
Cuando comenzamos a hablar sobre la globalización como un fenómeno que rompía con tantas cosas, también en la izquierda hubo muchos que nos recordaron la necesidad de la territorialización del poder y de la lucha. Cosa absolútamente cierta esta última, pero cuando criticaban el poder rupturista de la globalización, parecía que olvidaban cual era la profundidad del cambio que esa misma globalización comportaba.

[AN]

Sobre la cuestión de la “raza”, hay que decir que el mecanismo de explotación de la fuerza de trabajo de color, a través de las migraciones y la esclavitud, refería estos fenómenos justo al epicentro del poder. En tanto no se ha sido capaz de revelar y subvertir la colonialidad del poder, ubicándola en el centro del desarrollo histórico, se estaba mudo y fuera de juego; desde este punto de vista, la globalización ha sido extremadamente importante.

[RS] Tras la victoria de Obama esta la capacidad de afrontar de un modo diferente también el hecho electoral. El protagonismo de millones de personas, la entrada en escena de una nueva generación, de los inmigrantes, plantea un escenario diferente. Después del entusiasmo de la victoria, y de una complicada campaña electoral, difícil de entender, en particular en lo referido al programa del propio Obama, hay algunos problemas que deberán ser afrontados tan pronto como Obama acceda oficialmente al poder en enero. Ante estos problemas estaremos en posición de evaluar el potencial de novedad del impacto de la victoria de Obama.

[AN]

Los dos problemas urgentísimos son la crisis financiera mundial, que se está transformando en crisis económica, y la paz, palabra de la que Obama parece haberse apropiado para hacer bandera de su victoria; paz en ese Oriente Medio que va de Israel a Pakistán. La dirección que Obama tome para la resolución de estos dos grandes problemas nos hará saber con exactitud en qué medida nos encontramos, no ya frente al enésimo espectáculo mediático, sino ante una verdadera transformación histórica y epocal.

[RS] Una transformación epocal de la que son protagonistas los millones de personas que han provocado este resultado. En este sentido, se ha comparado en muchas ocasiones la llegada de Obama con el New Deal, con la fuerza con que el New Deal abrió la lucha de clases, en torno al tema del Estado del Bienestar y el keynesianismo. ¿Cuáles son los puntos de contacto y, sobre todo, las diferencias con la actualidad?
Todos sabemos lo que fue el New Deal: una clase dirigente que, en medio de una crisis económica determinada por un desarrollo capitalista de sobreproducción y de falsificación de todos los datos de la economía real, es impulsada a inventar la reapertura de la lucha de clases. Fue la reconstrucción del consumo interno de una clase trabajadora que había sido explotada y marginada por los grandes mecanismos de desarrollo. Este New Deal ha tenido características profundamente democráticas: reabrir la lucha de clases ha significado para Roosevelt activar de nuevo la constitución democrática de los Estados Unidos, y en consecuencia una propuesta utópica e ideal para todo el mundo. Un mundo que estaba infestado de fascismo -huelga recordar que el New Deal llega en un momento histórico en el cual para abatir al fascismo la lucha de clases era fundamental, hecho que también la burguesía conocía.

[AN]

Hoy las diferencias son enormes, porque ahora las luchas son multitudinarias; de hecho, se producen y desarrollan sobre el entero terreno de la socidad: no es sólo la lucha de clases sino también la lucha “racial” y de género. Al menos estos tres elementos, a los que se suman otros, representan luchas que se desarrollan para construir realidades comunes a través de las cuales se pueda superar la inseguridad, el miedo, la miseria y la pobreza que el capitalismo determina con su desarrollo.

Ahora la cuestión es conocer las formas en las que pueden reactivarse las luchas multitudinarias, a todos los niveles -unas luchas no sólo símplemente económicas, sino también democráticas, por derechos que se revelan como invenciones de un nuevo modo de gestionar las relaciones entre las necesidades, la reproducción social y el gobierno. Ahora, estamos en una situación en la que hemos visto cosas tremendas, hemos visto como los capitalistas se han olvidado inmediatamente del liberalismo, para servirse del Estado, para hacer pagar a los pobres todo lo que ellos mismos han provocado; hemos visto en qué medida la presión liberal-conservadora puede congraciarse con la presión social-reformista de la FED (*) y con la presión europea de los capitalistas socialdemócratas. El gran problema de Obama será cómo romper esta situación, cómo dar un nuevo protagonismo a aquellos que son los sujetos de las grandes luchas multitudinarias. Veremos si puede hacerlo.

[RS] No podía ser de otro modo que también aquí reverbere, en nuestra Europa y nuestra Italia, esto que está sucediendo. Hablábamos con otras personas, comentando estas elecciones, acerca de como la marea electoral americana coincide con la o­nda del movimiento italiano (**). Estos espejos se reflejan uno a otro, creando una potencia fortísima.
Espero que este fuerte reflejo logre verdaderamente convertirse en un reflejo de tipo solar que pasando a través de estas luchas, a través de estas “lentes”, calcinen la figura momificada y estancada del poder en Italia. Este poder monstruoso para el cual ya no logro encontrar adjetivos que sirvan para calificarlo: un poder que es un poco mafioso, un poco fascista, un poco televisivo, un poco imbécil, siempre brutal, siempre infame. Esas figuras como Berlusconi, pero también como otros: la vacuidad socialdemócrata del PD (***), la vacuidad cómplice del Vaticano. Cuando se observa a Italia, se observa algo tan muerto que a veces se presenta la idea de que nuestro país está realmente acabado. Sin embargo existe esta o­nda, y quienes la secundan. Pero aquellos otros han colonizado también las palabras: es [Marcello] Dell’Utri (****) el que ha dicho que necesitamos ser optimistas, ¿cómo puede repetirse esa palabra después de que la haya empleado él?

[RS] Quizás sea preciso inventar un nuevo léxico, como hacen los movimientos en todo el mundo…
…cierto, aunque quizás, en vez de al léxico, a donde haya que volver sea al alfabeto.

Versión original en italiano + audio:

http://www.globalproject.info/art-17685.html

Versión inglesa
http://anomalia.blogsome.com/2008/11/06/

NOTAS

(*) Reserva Federal, equivalente al Banco Central de los países europeos.

(**) En referencia a la “onda anómala”, movimiento de protesta estudiantil (y no sólo estudiantil) italiano contra la nueva administración Berlusconi. Ver más en http://www.diagonalperiodico.net/spip.php?article7088

(***) Partido Democrático, liderado por Walter Veltroni, heredero de las distintas constelaciones de fuerzas de centro-izquierda constituidas durante los últimos lustros en Italia, y en especial de El Olivo, gobernante en la anterior legislatura.

(****) Político derechista italiano, militante del partido de Berlusconi y condenado por implicación con el crimen organizado. Ver más en http://it.wikipedia.org/wiki/Marcello_Dell’Utri

Fuentes:

http://www.globalproject.info/art-17685.html

 

http://www.kaosenlared.net/noticia/83019/detras-esta-victoria-gran-lucha-multitudinaria-entrevista-antonio-negr

2 pensamientos en ““Detrás de esta victoria, la gran lucha multitudinaria”. Entrevista a Antonio Negri sobre la victoria de Obama

  1. JoseLuis

    Pues, qué quieres que te diga. Yo estaré muy mal de lo mío, pero pienso que Obama no es más que el actor adecuado al momento. Los directores de la película no son tontos.
    😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s