LA RENTA NO GANADA. Sociología, Teoría Subjetiva del Valor y Cultura Empresarial en las Sociedades Neoliberales – Fernando Álvarez-Uría (2007)

rentanoganada

RESUMEN: En el último tercio del siglo XIX, un grupo de economistas universitarios inició la denominada revolución marginalista en economía. Cuestionaron la teoría del valor trabajo y elaboraron la teoría subjetiva del valor que ejerció un fuerte influjo en el desarrollo del individualismo metodológico, dominante en la sociología occidental del siglo XX. La teoría de la utilidad marginan acentuó la invisibilidad del trabajador bajo el manto de seda del nuevo capitalismo especualitivo en expansión, pero propició también la llamada globalización neoliberal, reforzada ahora por la nueva cultura de la empresa, en la que se dan cita políticos, empresarios y banqueros ambiciosos.

El objetivo de este artículo es poner de manifiesto las relaciones complejas existentes entre las teorías económicas y las teorías sociológicas, así como objetivar algunos de los efectos de estas relaciones sobre la formación de algunas zonas de sombra de la vida social. Para ello me centraré en el concepto de renta no ganada, un concepto elaborado en el último tercio del siglo XIX por los socialistas de cátedra alemanes, integrados en la Escuela histórica de economía, concepto al que también recurrieron los socialistas fabianos, siguiendo la estela abierta por Henry George en Progreso y miseria para designar a las rentas obtenidas por los terratenientes de los arriendos de sus tierras, así como los representantes del solidarismo en la Francia de la IIIª República. Todos ellos siguieron la lógica de la ciencia social socialista, incluida la teoría marxista de la explotación, pero, a la vez, amortiguaron esta teoría para no cuestionar totalmente la coexistencia de la propiedad privada con la propiedad social, ni impugnar el funcionamiento del mercado. El concepto, hoy en desuso entre sociólogos y economistas, permite objetivar, en el marco de las actuales políticas neoliberales, la formación de una nueva cultura empresarial basada en la connivencia cada vez mayor entre los representantes políticos y los grandes centros internacionales del capital financiero. La asociación diferencial -me sirvo del concepto creado E. Sutherland para explicar el mundo de los delitos de cuello blanco– existente entre políticos, banqueros y especuladores que juegan con ventaja, no sólo refuerza el fuerte empuje del capitalismo especulativo en el marco del neoliberalismo, supone también una vía de deslegitimación de la democracia, pues la reprensentación política se convierte en un importante trampolín para los negocios privados (Sutherland, 1999)

CONTINUAR LEYENDO

-ÁLVAREZ-URÍA EN DIALNET

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s