Francisco J. Baño Burgos (1961-2011)

La noche del jueves 1 de agosto fallecía en un hospital valenciano nuestro amigo Paco.  Paco fue, desde el comienzo, una de las tres personas que se encontraban detrás de este colaboratorio. Sin él, nuestra pequeña ‘multitud’ queda degradada a la triste condición de simple ‘compañía’. Lo echaremos de menos.

Justo debajo de estas líneas podéis encontrar sendos enlaces a un par de sus textos. El segundo de ellos es un monumental estudio sobre la pedagogía de la multitud: un trabajo imprescindible. Sirva su presencia aquí como homenaje a nuestro compañero.

¡HASTA SIEMPRE, CAMARADA! SIT TIBI TERRA LEVIS.

(1) Las Trenzas de la Multitud.

(2) La Escuela de la Multitud. Una Lectura Pedagógica de los Textos de Antonio Negri.

* * *

PEZ ESPADA

“Paco y yo compartimos muchas cosas. Nos unía el amor y admiración por nuestros padres y familias republicanas cercanas y militantes del Partido Comunista de España. Hijo de obrero, -condición de clase que llevaba a mucha honra, como debe ser-, relataba cómo Don Paco (qpd), a quien conocí de muchacho,-hombre muy reservado- había estado en las milicias del Partido Comunista que integraban con otras, el Ejército Popular Republicano durante la Guerra Civil española y combatido codo con codo con las fuerzas de Durruti en tierras de Aragón. Durante los difíciles años del fin de la dictadura fascista de Franco -y la desmitificada Transición,- Paco y yo nos conocimos en el Instituto. Desde entonces, nos hicimos amigos entrañables.

El otro día, hace menos de dos semanas, mi esposa, -quien tiene este don-, me dijo que había visto una figura masculina, grande, parado junto a la cama. Hoy que Paco ha fallecido, sabemos que fue quien vino a despedirse. Su partida, -como sucede cuando un ser querido se va para siempre-, desata recuerdos como un torrente que brota unas veces y otras no, en un sitio y en otro. Así las cosas, hoy recordaba cuando en aquellos años en que además de las rupturas con el orden político vigente, nos fascinaba la contra-cultura y los experimentos musicales del incipiente rock español. Una maravillosa noche roja, tocaba Triana en un campo de fútbol de uno de los pueblos de la Comunidad Valenciana. Por supuesto, la dictadura no sólo reprimía en lo ideológico, sino en lo cultural y cuando llegamos allí, encontramos mucha marcha, mucha candela. Los cerdos del orden público, -picoletos o grises, no recuerdo bien-, estaban rabiosos y patrullaban el perímetro del campo, vigilando que nadie saltara, también, como suele suceder. De modo, que Paco y yo, nos pusimos a hacer lo mismo, pero era inútil vulnerar las vallas porque al otro lado, te esperaban para cazarte si fallaban los de afuera.Otro coleguilla que venía con nosotros esa noche, en un despiste del Paco, no tuvo mejor idea que decirle al Paco, que el tipo de la entrada, era un conocido que nos franquearía el paso al decirle una contraseña. Años después, siempre rememorábamos el evento y nos meábamos de risa por la sorpresa del taquillero al oir lo que Paco le dijo para entrar. Ahora que te has ido Paco, querido amigo, no olvides cuando llegues a las puertas del Cielo y Pablo de pregunte: “¿Contraseña?”, debes decirle: “Pez espada”.

Te extrañaremos. Descansa en paz y para tí, un ¡Viva la República! ¡Viva el Ejército Popular Republicano!”

Guillermo Iranzo Berrocal (02/09/2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s