Delirios, agonías, ficciones…

“No pienses, mira” decía un millonario que guerreaba ante todo, contra sí mismo.
Contra sí mismo, ante todo y siempre. Eso es lo primero. La guerra contra la Fe en sí mismo.
¿Qué, “SE”, ha hecho conmigo, con nosotros? ¿Quién soy/somos? ¿Soy/somos un consorcio cerebral y circunstancias?
Si no piensas, y miras, lo que ves es CORRUPCIÓN. Corrupción por todas partes. ¿Ontológica,  epocal, terminal? Pero YO soy YO y TÚ eres TÚ. Por supuesto.


Desde las cátedras se analiza lo obvio. Pero eso ya lo sabíamos mucho antes de la fundación de “Podríamos” (Podemos). Desde las cátedras no se puede SENTIR en profundidad la circulación del discurso en el trasiego cotidiano. Se puede reducir a unas cuantas cosas: “Dinero”, “Ganar”, “Me-he-comprado”, “Vendido”, “La app que te dije”, “Cómo mola ese tatu”, “Paquete de Amazon”, “Me nutre”, “¿Has visto que tetas?”, “Yo-ya-sólo-pienso-en-mí” y este tipo de “estados mentales” de nuevos- analfabetos-con-teclado-y-pantalla auto-satisfechos de su neo-necedad.

Así que ni el “coletas” ni “Monedero” son tan malvados, ni el “pueblo” es -ni muchísimo menos- lo que dice ser en sus momentos sombríos (¡Ay de nosotros, pobrecitos!). El que pensase que el “coletas” y su séquito los iba a SALVAR, es que ha leído muy poco y ha vivido menos, o peor aún, es un jeta (consciente o inconsciente). No tiene ni idea de cómo se desarrollan y funcionan las organizaciones políticas, y del “humanismo” que las habita. Por no hablar de ESO, del “Hombre”.

¿Qué hay en la “sociedad”, mientras tanto, en medio de la nada nadeante que nadea en su ser? Puro inter-canibalismo. Muchas veces sin ninguna necesidad; sólo por el placer del causar daño a otros del impotente,  o por medrar ante el caos llamado Orden. “Te jodes”, “Que se joda”, es el horizonte de expectativa. De Tales a “Te jodes”: una historia de Occidente.

No hay que alarmarse; es el triunfo simple, satisfecho y “transparente”, de lo peor. Ya lo has visto muchas veces. Reconócelo.

¿Entonces qué? Pues que seguirá la continuación del delirio, las agonías, y nuevas ficciones de SALVACIÓN. Lo que sea. Lo que sea para seguir auto-engañándonos, en el consumado ocaso de Occidente.