Archivo de la categoría: Clásicos Subversivos

Verwindung y nihilismo en la ontología hermenéutica y política de Gianni Vattimo (Tesis doctoral de Brais González Arribas)

Ilustración de Gérard DuBois

Ilustración de Gérard DuBois

Excelente tesis doctoral de obligada lectura para quien quiera comprender la “actualidad” y su terrorismo fundamentalista-objetivista planetario.

Puro oxígeno para pobres, excluidos, aplastados, ignorados, silenciados, diferentes, marginados, explotados… o sea, para más de 3.000 millones de personas (y aumentando).

 

JLR

 

El Diablo según el cura Jean Meslier

“Os hablan del diablo, queridos amigos, os asustan con el mero nombre del demonio porque os hacen creer que los diablos son lo peor y lo más espantoso que puede haber, os obligan a creer que los demonios son los peores enemigos de los hombres, ya que sólo viven para perderlos y hacer que sean desgraciados por toda la eternidad en el infierno.

Sigue leyendo

EL MOVIMIENTO DE LIBERACIÓN femenino y el movimiento de liberación homosexual – Huey Newton (15/08/1970)

Hace exactamente 45 años, Bobby Seale y Huey Newton creaban en la ciudad de Oakland (California) el Black Panther Party for Self-Defense. Valga el siguiente texto como recuerdo del acontecimiento.

*

En los últimos años se han desarrollado fuertes movimientos entre las mujeres y los homosexuales que buscan su liberación. Ha existido cierta incertidumbre sobre cómo relacionarse con tales movimientos.

Cualesquiera que sean vuestras opiniones e inseguridades acerca de la homosexualidad y los distintos movimientos de liberación que han surgido entre los homosexuales y las mujeres (y hablo de los homosexuales y de las mujeres en cuanto grupos oprimidos), deberíamos intentar unirnos con ellos de forma revolucionaria. Digo “cualesquiera que sean vuestras inseguridades” porque, como muy bien sabemos, nuestro primer impulso es querer pegarle a un homosexual en la boca y que las mujeres se estén calladitas. Queremos pegarle a un homosexual en la boca porque nos asusta que pudiéramos ser homosexuales; y queremos golpear a una mujer o hacerla callar porque tememos que pudiese castrarnos o arrebatarnos esas pelotas que acaso no tengamos.

Debemos ganar confianza en nosotros mismos y así tener respeto y sensibilidad por toda la gente oprimida. No debemos tener la misma actitud racista que los racistas blancos tienen con nuestra gente por el simple hecho de ser negros y pobres. Muchas veces, el más pobre de los blancos es el más racista porque teme perder algo o descubrir algo de lo que carece. Por eso sois una forma de amenaza para él. Esta forma de psicología opera también cuando consideramos a los oprimidos y nos ponen furiosos por su peculiar forma de comportamiento, o por su peculiar forma de desviarse de la norma establecida. Sigue leyendo

La ilusión democrática – René Schérer (1997)

Traducción del francés : Diego Luis Sanromán.

[DESCARGAR EN FORMATO PDF]

Vosotros, pueblos modernos, no tenéis esclavos, vosotros lo sois

El debate sobre la democracia directa sin duda atestigua una profunda inquietud, una legítima sospecha con respecto a la evidencia democrática, a ese consenso del que hacen alarde y se enorgullecen los regímenes occidentales frente al resto del planeta, de esa forma política, en fin, que pretenden propagar e imponer universalmente.

Democracia es una bonita palabra, una palabra ineludible en su oposición al totalitarismo o a la dictadura. Pero ¿es algo aparte de una palabra? ¿Algo aparte de una consigna? Mucho más difícil resulta formar y formular un concepto claro. Un concepto en el centro del cual brille esa noción ambigua y –lo sabemos de sobra- falaz, de “directa”, que a menudo se ha vuelto contra la democracia misma.

Aunque no tengo la pretensión de que la problemática de la “democracia directa” esté ya presente toda entera en J. J. Rousseau, sí creo que el recurso al Contrato Social resulta particularmente esclarecedor si se quieren establecer sus bases conceptuales, deshacer el embrollo y llegar a comprender cuál es aquí, con exactitud, el problema.

Mi propuesta consiste, pues, en referirme enseguida al Contrato Social, apoyándome en sus puntos fuertes y destacados, que constituyen algo más que un trasfondo de interés exclusivamente erudito e histórico, pues siguen estructurando la reflexión actual. Estos puntos –no señalaré sino tres- son la representatividad parlamentaria, la relación de la soberanía popular con el gobierno y la soberanía popular en sí misma; es decir, la voluntad general y su expresión. En todos estos niveles, en torno a estos tres puntos, Rousseau resalta una dificultad inherente a la expresión democrática, una división y una separación que obstaculiza la transparencia de las relaciones; una pantalla que viene a interponerse en el camino de la expresión.

Al mismo tiempo que sitúa en el pueblo la condición misma de posibilidad de un estado racional y libre, Rousseau revela la existencia, en el propio corazón de la democracia, a poco que se quiera expresar ésta en su concepto y su perfección, de una imposibilidad. La democracia está presa en un juego de lo posible y lo imposible, que también puede interpretarse como abriendo y ocupando a su rededor un espacio utópico específico capaz de despertar y de dejar que se despliegue la reflexión.

 *

  Sigue leyendo