Pobreza en Alemania y España

 

Aquí tenemos la situación para el caso de España. Entonces no es extraño que haya gente que opte por la violencia. Pero la violencia es el último recurso de los débiles y una opción muy personal y concreta de cada uno, pero no debería ser la opción en una “sociedad” post-metafísica. Debemos encontrar la forma de salir o de ir más allá de la locura del sistema sin aumentar el sufrimiento. Para algunos, como Anselm Jappe, sólo hay un sujeto, la mercancía, a cuya lógica se somete todo lo demás (también los propios capitalistas). ¿Cómo anular o cambiar esa lógica?  No se trataría de distribuir la riqueza, sino de terminar con la lógica de la mercancía, del valor, del dinero… de pasar página a un sistema autófago, para el cual la biosfera entera significa sólo recursos disponibles para producir mercancías (no importa si son juguetes o bombas) con la única finalidad de ganar dinero.
La humanidad entera está ante el desafío de ir más allá de la sociedad mercantil y del dinero (como único Dios sustituto que todo lo rige) para evitar la auto-aniquilación.
Ya no hay legitimación posible del imperio del “mercado” en todo el planeta. Queremos vivir, queremos mucha riqueza, verdadera riqueza que procede de lo más hondo del misterio sagrado y enigmático de la existencia, no dinero.