Archivo de la etiqueta: Anticapitalismo

SERÉ SINTÉTICO… – Franco Berardi ‘Bifo’

[Traducción: Diego L. Sanromán]

1. Una mirada al panorama de finales del primer decenio. La esperanza Obama se disuelve y estalla la crisis europea. Una nueva lógica se instala en el corazón de la vida europea a partir de la crisis financiera griega: Merkel, Sarkozy y Trichet han decidido que la sociedad europea debe sacrificar su nivel de vida actual, el sistema de la educación pública, su civilización, para poder pagar las deudas acumuladas por la elite financiera. Una especie de directorio se ha apoderado de la Unión, reafirmando los dogmas en quiebra del monetarismo neoliberal: reducción del coste del trabajo, recortes en el gasto social, privatización de la enseñanza, empobrecimiento de la vida cotidiana. Proyectando la sombra de una recesión a largo plazo sobre el futuro de la última generación, Europa se ha convertido en un chantaje. Si bien el horizonte parece oscuro, en el escenario europeo también se producen acontecimientos imprevisibles, inquietantes y apasionantes al mismo tiempo. Veo a los jinetes del Apocalipsis y me gusta el sonido de los caballos al galope.

2. Wikileaks ha mostrado la potencia de la inteligencia colectiva. El acontecimiento orquestado por Assange es la irradiación de la fuerza creativa del intelecto general. La lección de Wikileaks no está tanto en los contenidos revelados –ya sabíamos que a los diplomáticos se les paga por mentir y que a los militares se les paga por disparar contra los civiles- cuanto en la activación de la solidaridad, complicidad y colaboración independiente entre cognitarios, entre trabajadores cognitivos de distinto tipo: técnicos de hardware, programadores, periodistas que trabajan juntos y comparten el mismo objetivo de desestabilizar el poder totalitario. A partir de esta lección, los rebeldes encontrarán su camino hacia la auto-organización del intelecto general.

3. El intelecto general busca un cuerpo. La revuelta se difunde por las calles de Europa, desde Roma a Londres y Atenas, pero la calle no es el único lenguaje de este movimiento. ¿Qué es lo que está en juego en la revuelta de masas de diciembre? Los rebeldes saben bien que no se está preparando una lucha militar contra la policía y el Estado. No les interesa mucho la policía y el Estado. Lo que están buscando es una recomposición del cuerpo social y una reactivación del cuerpo erótico del intelecto general. En los últimos diez años, la precarización, el aislamiento y la competencia en el mercado de trabajo han provocado una disociación de la inteligencia colectiva en red del cuerpo social del trabajo cognitivo. La aceleración de la Infosfera (intensificación del ritmo de explotación cognitiva) ha puesto en tensión a la psicosfera social, provocando soledad, pánico, depresión, des-empatía. La sensibilidad y el deseo quieren recuperar su flujo. La primera generación que ha aprendido más palabras de una máquina que de su madre recompone su cuerpo en las calles. Sigue leyendo

JAIME SEMPRUN ‘IN MEMORIAM’ (1947-2010): El Fantasma de la Teoría. Notas sobre el ‘Manifiesto contra el Trabajo’.

Quisiera exponer aquí las razones por las cuales diversos ensayos recientes de “teoría radical” me parecen tener algo de irreal, de hueco, y en cualquier caso de fantasmal, en el sentido de que en ellos falta, en mi opinión, lo que era la carne y la sangre, o el nervio, si se prefiere; en resumidas cuentas, la vida de las teorías revolucionarias de la sociedad. Ello me llevará evidentemente a decir algo de lo que es, o más bien de lo que era, la teoría revolucionaria, en la época en que existía tal cosa, y por qué creo que ya no sucede así.

Pero antes tengo que considerar dos objeciones susceptibles de pasarle por la cabeza al lector. La primera es que los textos que he tomado como ejemplo son demasiado disímiles, tanto por su contenido como por su tono, por no hablar de su calidad, para poder ilustrar ninguna consideración sobre “la teoría”. Responderé que precisamente, esta innegable diversidad permite darse cuenta mucho mejor de hasta qué punto la ambición teórica que les es común constituye un escollo para encarar lúcidamente algunos de los aspectos principales de la realidad presente (lo que no obstante debería ser la función de una teoría crítica de la sociedad).

La segunda objeción posible es que al tachar así de irrealidad, o incluso de artificiosidad, unos ensayos de teoría que representan más bien la flor y la nata de este género, me presto a una especie de alegato pro domo, con toda la mala fe que ello puede implicar, puesto que hace ya algunos años [1] sostuve que la imagen de un cadáver en descomposición bastaba para hacerse una buena idea de una sociedad cuyas corrupciones variadas y cambiantes, “mezclándolo todo y desfigurándolo todo”, nos la tornan tan penosamente ilegible; y añadía que, en efecto, ya no era el momento de analizar en detalle el funcionamiento de algo que básicamente no funciona: “no se hace la anatomía de una carroña cuya putrefacción borra las formas y confunde los órganos”[2]. Sigue leyendo

DANIEL BENSAÏD, la última entrevista

Visit Multitud

Traducción: Diego L. Sanromán 

Daniel Salvatore Schiffer: Su última obra, titulada Prenons parti [Tomemos partido] y coescrita con Olivier Besancenot, se revela, más que como un simple manifiesto, como un auténtico programa político para el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), nacido, hace apenas unos meses, de las cenizas de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), uno de cuyos padres fundadores fue Alain Krivine.

Daniel Bensaïd: En efecto. Este libro, contra lo que su título –Tomemos partido– podría hacer pensar, no quiere ser el manifiesto del Nuevo Partido Anticapitalista, sino una reflexión sobre lo que podría ser, a la luz de la situación actual, el socialismo del siglo XXI. Dicho análisis es el de dos miembros de la LCR, Olivier Besancenot y yo mismo, en vísperas de su disolución.

DSS: ¿Cuál es la tesis de partida?

DB: En el diagnóstico, sombrío, no hay lugar para equívocos: el capitalismo está, tal como lo prueba de forma dramática la crisis actual, gravemente enfermo. Los anticapitalistas no son los únicos, ni mucho menos, que lo constatan. Los defensores del nuevo orden mundial –políticos, tecnócratas, burócratas, banqueros, patrones, brokers y otros especuladores-, que hasta hace poco se deslomaban por mostrarnos las virtudes de la economía de mercado, lo reconocen también. Porque el mundo en su globalidad ha entrado en recesión –es un hecho objetivo, que ya nadie niega, ni siquiera los partidos de derechas- desde el último otoño. Pero esta crisis, por muy planetaria que sea, se revela trágica, sobre todo, para las clases sociales más desfavorecidas: los trabajadores, los obreros, los jubilados, los parados, los estudiantes… para familias enteras que no saben, hasta tal punto están sobre-endeudadas en ocasiones, cómo llegar a fin de mes. Son ellas las que pagan el precio más alto, mientras los grandes patrones y otros financieros continúan llenándose los bolsillos gracias a sus “paracaídas dorados”, por esta debacle del capitalismo, cuyas crisis son endémicas: un sistema, en esencia, tan desigual como injusto puesto que está fundado sobre el máximo beneficio, aun a costa de los económicamente más débiles. ¡Es algo que resulta escandaloso, chocante para el ciudadano medio! Sigue leyendo

PENSAR la lucha – Daniel Bensaïd

Karl_Groucho_Marx

[Traducción del francés: Diego L. Sanromán]

Hace 25 años, Marx era considerado un perro muerto en el mejor de los mundos liberales posibles. Su espectro sonriente está hoy de regreso. Su actualidad es sencillamente la del capital mundializado.

En la época de la mundialización victoriana, “la inmensa acumulación de mercancías” estaba todavía en sus comienzos. Pero Marx no se contentó con explorar la gran pirámide. Su crítica de la economía política aspiraba a penetrar su secreto, a descifrar sus hieroglifos, a demostrar su lógica. Para superar sus propios límites, el capital está obligado a ampliar sin cesar el círculo de su acumulación y a acelerar el ciclo de sus rotaciones. Al hacer de todo mercancía, el capital devora el espacio y desquicia el tiempo. Sigue leyendo

Lectura del Volumen I de El Capital – David Harvey

*David Harvey en Wikipedia.