Archivo de la etiqueta: Franco Berardi ‘Bifo’

EN LOS ORÍGENES del pensamiento autónomo: obrerismo, post-obrerismo, composicionismo – Franco Berardi ‘Bifo’

Traducción del italiano: Diego L. Sanromán.

La corriente de pensamiento que viene a definirse como “obrerismo” toma forma en Italia a partir de los primeros años sesenta, en un contexto de transformación cultural profunda: por un lado, la crisis del marxismo historicista y dialéctico abre el camino a nuevas formas de pensamiento social. Por otro, surgen formas de lucha obrera que no son reductibles a la tradición de la Tercera Internacional. La vieja división entre lucha sindical y lucha política, tan fundamental para la tradición del movimiento obrero y comunista de observancia leninista, se disuelve y se vuelve imposible distinguir de forma rígida la dimensión económica y la dimensión política de la lucha de clases. De hecho, la integración creciente de los procesos de producción industrial, y sobre todo la integración entre la fábrica y la sociedad, ponen en cuestión durante estos años la vieja distinción y revelan la inmediata vocación política del movimiento de los obreros industriales.

Nuevas temáticas coloreaban el horizonte del pensamiento durante aquellos años: la distinción escolástica entre estructura económica y superestructura ideológica estaba siendo criticada y superada por un pensamiento crítico con vocación humanista, que descubría en la alienación del obrero constreñido a repetir una infinidad de veces gestos sin sentido la principal dimensión del rechazo obrero y de la rebelión contra la organización fordista del trabajo.

El concepto de alienación derivaba su importancia del encuentro entre la fenomenología existencialista y el llamado humanismo marxista, y también del descubrimiento de los Manuscritos económico-filosóficos de Marx. Dicho concepto iluminaba con una luz nueva el proceso de formación de la conciencia social antagonista, anticapitalista y revolucionaria. El conflicto no tenía únicamente sus raíces en la rígida contradicción económica (estructural) ni tenía su razón de ser y su fundamento en la adhesión a la ideología del comunismo y a las formaciones políticas revolucionarias. El rechazo de la explotación y el conflicto social nacían antes que nada de la condición existencial, del tiempo vivido de los trabajadores, de su fatiga, de su tristeza, de su consciencia de que la vida no podía reducirse al trabajo. Sigue leyendo

HACIA LA INSURRECCIÓN EUROPEA – Franco Berardi ‘Bifo’

[Traducción: Diego L. Sanromán]

Europa es un producto de la mente

Primavera de 2011: Europa está al borde de la catástrofe porque el dogmatismo neoliberal impone el diktat de la clase financiera sobre los intereses de la sociedad. ¿Qué sucederá en los próximos meses, en los próximos años? En Italia estamos hasta tal punto (y es comprensible) concentrados en la bufonada que sigue representándose ante nuestros ojos que corremos el riesgo de pensar que el enemigo de la sociedad es Silvio Berlusconi, y que una vez nos libremos del bribón todo marchará decentemente. La realidad es muy diferente. El centro-izquierda, si es que logra vencer en las próximas elecciones, será, en manos de la clase financiera, un instrumento mejor afilado para llevar a término el crimen que se está cometiendo contra la civilización social.

El enemigo de la sociedad es el Banco central. Es el dogmatismo neoliberal el que está provocando una catástrofe sin precedentes.

En 1933, en su Discours à la nation européenne, Julien Benda escribe las siguientes palabras: “Construiréis Europa gracias a lo que digáis, y no a lo que seáis. Europa será un producto de vuestra mente, no un producto de vuestro ser. Y si me respondéis que no creéis en la autonomía de la mente, que vuestra mente no puede ser otra cosa que un aspecto de vuestro ser, entonces declaro que jamás construiréis Europa. Porque no existe un ser europeo”.

Benda afirma que no existe una identidad europea: ni étnica, ni religiosa, ni nacional. Ésta es la fuerza y la belleza del proyecto europeo. Afirma que Europa solo puede ser producto de nuestra mente. Yo quisiera añadir: producto de nuestra imaginación. Y es que el problema de Europa está hoy precisamente aquí: la clase dirigente europea, y también la intelligentsia europea, si es que algo semejante existe todavía, ha perdido toda visión, toda capacidad de imaginar el futuro, y solo es capaz de reafirmar los viejos dogmas fracasados de la acumulación capitalista, del crecimiento económico obligatorio y del beneficio financiero. Esto está conduciendo claramente a la sociedad europea hacia la catástrofe.

¿Qué fue Europa en el siglo pasado? Como previó Benda, fue el producto de una visión. En 1945, Europa fue la visión de una construcción política que superaba la oposición filosófica entre ilustración y romanticismo, la oposición entre Razón universal e identidad cultural. Era la visión y el sueño de un mundo de paz, el sueño de un proceso posnacional. Ésta fue la fuerza y el atractivo de la idea europea. Sigue leyendo

SERÉ SINTÉTICO… – Franco Berardi ‘Bifo’

[Traducción: Diego L. Sanromán]

1. Una mirada al panorama de finales del primer decenio. La esperanza Obama se disuelve y estalla la crisis europea. Una nueva lógica se instala en el corazón de la vida europea a partir de la crisis financiera griega: Merkel, Sarkozy y Trichet han decidido que la sociedad europea debe sacrificar su nivel de vida actual, el sistema de la educación pública, su civilización, para poder pagar las deudas acumuladas por la elite financiera. Una especie de directorio se ha apoderado de la Unión, reafirmando los dogmas en quiebra del monetarismo neoliberal: reducción del coste del trabajo, recortes en el gasto social, privatización de la enseñanza, empobrecimiento de la vida cotidiana. Proyectando la sombra de una recesión a largo plazo sobre el futuro de la última generación, Europa se ha convertido en un chantaje. Si bien el horizonte parece oscuro, en el escenario europeo también se producen acontecimientos imprevisibles, inquietantes y apasionantes al mismo tiempo. Veo a los jinetes del Apocalipsis y me gusta el sonido de los caballos al galope.

2. Wikileaks ha mostrado la potencia de la inteligencia colectiva. El acontecimiento orquestado por Assange es la irradiación de la fuerza creativa del intelecto general. La lección de Wikileaks no está tanto en los contenidos revelados –ya sabíamos que a los diplomáticos se les paga por mentir y que a los militares se les paga por disparar contra los civiles- cuanto en la activación de la solidaridad, complicidad y colaboración independiente entre cognitarios, entre trabajadores cognitivos de distinto tipo: técnicos de hardware, programadores, periodistas que trabajan juntos y comparten el mismo objetivo de desestabilizar el poder totalitario. A partir de esta lección, los rebeldes encontrarán su camino hacia la auto-organización del intelecto general.

3. El intelecto general busca un cuerpo. La revuelta se difunde por las calles de Europa, desde Roma a Londres y Atenas, pero la calle no es el único lenguaje de este movimiento. ¿Qué es lo que está en juego en la revuelta de masas de diciembre? Los rebeldes saben bien que no se está preparando una lucha militar contra la policía y el Estado. No les interesa mucho la policía y el Estado. Lo que están buscando es una recomposición del cuerpo social y una reactivación del cuerpo erótico del intelecto general. En los últimos diez años, la precarización, el aislamiento y la competencia en el mercado de trabajo han provocado una disociación de la inteligencia colectiva en red del cuerpo social del trabajo cognitivo. La aceleración de la Infosfera (intensificación del ritmo de explotación cognitiva) ha puesto en tensión a la psicosfera social, provocando soledad, pánico, depresión, des-empatía. La sensibilidad y el deseo quieren recuperar su flujo. La primera generación que ha aprendido más palabras de una máquina que de su madre recompone su cuerpo en las calles. Sigue leyendo