Archivo de la etiqueta: Gestión Capitalista de la Crisis

ALGUNAS REFLEXIONES sobre la renta durante la “Gran Crisis” de 2007 ( y siguientes) – Toni Negri

El siguiente texto cierra un volumen de autoría colectiva recientemente publicado por Traficantes de Sueños: La Gran Crisis de la Economía Global. El libro (en papel o pdf) puede adquirirse en la web de la editorial.

*

QUÉ ES LA RENTA, QUIÉN ES UN RENTIER, son cosas que sabemos todos. Todos hemos visto la cara, al menos una vez, del que te alquila el piso. Podemos haberlo odiado o envidiado; sea como sea lo consideramos alguien que —al menos en relación con nosotros— gana dinero sin trabajar.

En el Ancien Régime estaban vigentes las leyes de la renta. Las exaltaban los reaccionarios del tipo de Burke y Hegel, considerándolas naturales; las odiaban los discípulos revolucionarios de Rousseau, los reformistas ilustrados y los fundadores de los derechos del hombre. Los liberales ingleses y los filósofos kantianos pensaban que la libertad no podía sostenerse y desarrollarse sobre la base de la explotación de las riquezas heredadas: una riqueza «digna» debía, en cambio, fundarse en el trabajo. Por su parte, los estudiosos de las «riquezas de las naciones», los inventores de la economía política, fueron ambiguos en este tema: por un lado, en efecto, pensaron que la riqueza capitalista debía construirse contra la renta (y en el acto de identificar este camino consistió la verdad de la ciencia económica); por otro, no se ocultaron (aún si lo hicieran con frecuencia a sus lectores) que el desarrollo capitalista no habría tenido jamás la oportunidad de formarse y despegar con la fuerza con la que lo hizo de no ser por una violenta apropiación originaria, la cual había tenido lugar históricamente mediante la apropiación de lo común, de las tierras y del trabajo en la era de las enclosures. Sigue leyendo

PENSAR la lucha – Daniel Bensaïd

Karl_Groucho_Marx

[Traducción del francés: Diego L. Sanromán]

Hace 25 años, Marx era considerado un perro muerto en el mejor de los mundos liberales posibles. Su espectro sonriente está hoy de regreso. Su actualidad es sencillamente la del capital mundializado.

En la época de la mundialización victoriana, “la inmensa acumulación de mercancías” estaba todavía en sus comienzos. Pero Marx no se contentó con explorar la gran pirámide. Su crítica de la economía política aspiraba a penetrar su secreto, a descifrar sus hieroglifos, a demostrar su lógica. Para superar sus propios límites, el capital está obligado a ampliar sin cesar el círculo de su acumulación y a acelerar el ciclo de sus rotaciones. Al hacer de todo mercancía, el capital devora el espacio y desquicia el tiempo. Sigue leyendo

MOVIMIENTO: TRES HIPÓTESIS en pleno vado – Antonio Conti y Francesco Raparelli

fotocarpanimobrera

DISCUTE EL TEXTO EN EL COLABORATORIO DIGITAL ABIERTO

Traducción: Diego L. Sanromán                     *VERSIÓN EN PDF

0. Desde hace tiempo está al orden del día una reflexión sobre las líneas de apertura de una nueva fase del movimiento. Se trata de una discusión rica, que oscila entre el balance crítico del ciclo ‘no-global’, la crisis de la globalización, y una búsqueda de adherencia renovada a los territorios. Se podrá objetar que se trata de discusiones ociosas, porque a día de hoy no es posible prever dónde se encuentra el eslabón débil en la gestión de la crisis del liberalismo ni dónde se formará la insurgencia más fuerte. Pero no hay objeción más falaz, pues alude a una línea inmovilista (o hipócrita) e implica una concepción organizativa de los movimientos erróneamente acontecimental: el movimiento como algo que debe disolverse tras los momentos cumbre de los distintos ciclos que se atraviesan. Los ciclos del movimiento se reabren también porque no se espera la insurgencia espontánea con la línea en el bolsillo, e igualmente porque se da esa continuidad de estructura capaz de interpretar la metamorfosis adecuada a la nueva fase. Las hipótesis que se plantean en pleno vado sirven, pues, para identificar los puntos de ataque: poco importa si, con la mutación de los acontecimientos, deben ser prudentes, arriesgadas o inservibles. Entretanto habrán servido para dar continuidad a la voluntad de morder el presente y proyectar el futuro.

1. La primera hipótesis que queremos impulsar se refiere, pues, a las transformaciones de la política: asistimos a un proceso de degradación, luego condición de una nueva fase será una reinvención de la política. Antes de calificar dicha reinvención, debemos preguntarnos: ¿en qué consiste este proceso de degradación? No se trata de atribuirlo simplistamente a la crisis de la representación. Una forma de degeneración de la política atraviesa también los movimientos y puede ser sintetizada en la disposición al oportunismo sin programa. Esta disposición se presenta bajo la forma de la fragmentación, por la cual la organización en red no consigue determinar procesos de recombinación, sino únicamente reproducir su carácter blando, indistinto, reducido al mínimo común denominador. El aspecto degenerativo se encuentra, entonces, dentro del comportamiento que tales situaciones inducen en las unidades particulares de la red de movimientos: maximizar el propio capital simbólico en la red, con la tensión de dirigir la fragmentación en cuanto tal, volviendo así irresoluble la cuestión de un enraizamiento social extensivo y de la capacidad programática. Es decir que, en ocasiones, la política parece reducirse a esto: a la supervivencia de las estructuras en la fragmentación, con el oportunismo como única virtud que se puede poner en juego. Pero no es que la política se reduzca siempre a esto; los movimientos se dan continuidad porque, afortunadamente, también hacen otras cosas. Pero cuántas veces esta imagen de la política, que busca construir conflicto al tiempo que recompone lo común del vínculo social, queda eclipsada por aquella otra que ejercita el oportunismo sin programa ni proyecto. Ahora bien, es aquí donde puede presentarse una reinvención de la política capaz de reabrir el ciclo, afirmando que es político todo aquello que construye conflicto recomponiendo lo común del vínculo social y, en dicha labor, elabora programas y renueva el proyecto de transformación del estado de cosas existente. Todo lo demás es otra cosa. Sigue leyendo

Las Diez Ideas de Evo Morales para la Cumbre de Washington

eattherich2

Las medidas propuestas por Evo Morales deberían estar sobre la mesa de la cumbre del G-20 en Washington el próximo día 15 de noviembre

En términos médicos, se define como enfermedad sistémica aquella que afecta a todo el organismo. Las crisis económica, ecológica, hídrica, energética, política y alimentaria son parte de una crisis sistémica que afecta a todo el planeta. Como pasa con todas las enfermedades, necesitamos rápidamente ponerle tratamiento. A este respecto, me parece que deberíamos prestar atención a las siguientes diez medidas, enmarcadas en un particular manifiesto llamado “Vivir bien”.
 
Primero, si queremos salvar al planeta Tierra para salvar la vida y a la humanidad, estamos en la obligación de acabar con el sistema capitalista. Los graves efectos del cambio climático, de las crisis energéticas, alimentarias y financieras son producto del sistema capitalista vigente, inhumano con su desarrollo industrial ilimitado.
 
Segundo: renunciar a la guerra, porque de las guerras no ganan los pueblos, sólo ganan los imperios; no ganan las naciones, sino las transnacionales. Los trillones de millones que se destinan a la guerra deben ser destinados para reparar y curar a la madre Tierra, que está herida por el cambio climático.
 
Tercera propuesta para el debate: un mundo sin imperialismo ni colonialismo, donde las relaciones deben estar orientadas en el marco de la complementariedad, y tomar en cuenta las profundas asimetrías que existen de familia a familia, de país a país y de continente a continente.
Sigue leyendo

Primer Comunicado de Asalariados Sin Fronteras (ASF) a la Opinión Pública con Motivo de la Actual Crisis Financiera del Capitalismo – Diego Guerrero

diego

Los miembros de la rama española de ASF, coordinados con las demás ramas regionales de nuestra organización, que se extiende ya por 222 países, deseamos manifestar lo siguiente:

Nos oponemos a que el Gobierno español, en sintonía con los Gobiernos de los demás países capitalistas, garantice aun más los depósitos bancarios de la burguesía mientras quedan sin garantizar las rentas mínimas de la mayoría de la población, así como una mínima dignidad en sus condiciones de existencia.

Nos oponemos a que el Gobierno salve a los banqueros y reclamamos que los bancos implicados en esa economía de mercado que normalmente les favorece, y que tanto perjudica al pueblo, vayan a la quiebra como consecuencia de su mala gestión económica.

Declaramos nuestra voluntad de luchar para que los banqueros pierdan sus ahorros y toda su riqueza, con la intención de arrebatarles así su poder y negarles la posibilidad de escapar a la capacidad que tenemos los trabajadores para gestionar la economía sin que ningún capitalistas pueda seguir viviendo del trabajo ajeno que nos extraen mediante la explotación diaria que sufrimos en sus fábricas, oficinas y empresas en general.

A este fin, proponemos organizar la RETIRADA MASIVA DE LOS DEPÓSITOS BANCARIOS que tenemos cada uno de los trabajadores en sus bancos. Como la liquidez bancaria es una pequeña proporción del total de los depósitos, sólo hace falta que la parte más consciente de los trabajadores vaya a su banco a sacar el saldo íntegro de sus cuentas corrientes y de ahorro para que, un banco tras otro, todo el sistema bancario se vea incapaz de hacer frente a sus obligaciones con los depositantes. La crisis bancaria en que ellos mismos se han metido nos abre a los trabajadores una vía factible de poner fin al poder de los agentes máximos del capital.

Sigue leyendo